Oscilante Refulgor Plateado: Bronx World Film Cycle,

Pionera del Cine de Ensayo al Aire Libre en el Bronx

Informe de Walter Krochmal, Director Ejecutivo

Bronx World Film Cycle, Verano 2018

Diseño Gráfico: Julie Ortiz
Fotos Originales: Walter Krochmal/Julie Ortiz

CINE DE AUTOR: FIERO, RECIO, INTRÉPIDO Y FLORECIENTE

Una noche de agosto en un parque del Sur del Bronx. El aire está cargado de esa humedad que ya es la nueva normalidad para veranos en el Nordeste. Miras por la arboleda y ves ese oscilante refulgor plateado, el rectángulo que anuncia una proyección de cine… (¡!) Te acercas y las imágenes en pantalla pasan volando, dibujando la emoción en las caras de las familias con infantes, los hombres y mujeres posados en las graderías de piedra construidas en la ladera de un montículo. Suena diálogo en idiomas que no entiendes.

Detrás de la pantalla y a un lado, unos adolescentes bailan en círculo con su música portátil. Algunos se dan vuelta para ver la acción, distantes pero curiosos. Por otro lado, la gente se acerca, algunos para preguntar qué están dando, otros directos para ver, otros aún para dar la vuelta y marcharse. Es cine artístico, y en estas partes del Bronx, cuya sola mención antes sembró terror en todo el mundo, es una novedad. Es novedad en todo el Bronx, que hasta hoy sólo tiene un cine para millón y medio de habitantes. Estás viendo el diálogo animado que se prende a medida que esta iniciativa pionera de cine artístico se arraiga en nuestro condado de base.

Bienvenidos a Bronx World Film Cycle, Verano de 2018, la serie de cine rodante que apunta a alumbrar muchas noches de verano en el Bronx con el «refulgor plateado». Se deriva de nuestro programa insigne, una vitrina de cine contemporáneo en todos los estilos y géneros que hemos presentado todos los inviernos desde nuestra fundación en 2011 en La Nacional, en Manhattan. Se lanzó en los parques del Bronx en 2017, y volvió en 2018. Es de dimensiones escalables y diseñado para llegar a toda y cada una de las comunidades del Bronx. Es parte del proyecto sombrilla Roving Cinémathèque, el proyecto sombrilla para ubicar locales a lo largo y ancho del condado donde podamos llevar cine durante todo el año round. El hecho de no tener sede propia aun no nos detiene a la hora de prestar servicio a las comunidades del Bronx. Para el segundo Ciclo de Verano, llevamos nuestras pantallas a tres espacios distintos.

LOCAL DE APERTURA: LINCOLN HOSPITAL PLAZA,

EN EL HOSPITAL PÚBLICO MÁS GRANDE DEL BRONX

La plazoleta, con sus mesas atractivas y sombrillas azules, rige la encrucijada de la calle East 149th Street, al este y cuesta abajo del Grand Concourse, convidando a los transeúntes desde su local ligeramente elevado. Ubicada en el plantel de Lincoln Hospital, el hospital público más grande del Bronx, goza de mucho tráfico de a pie y vehicular, y de una comunidad que abarca todas las etnicidades asentadas hoy en el Bronx. A lo largo de dos noches de proyecciones, las mesas y parapetos acogen a empleados del hospital que terminan sus turnos, transeúntes a quienes se les atrae de la calle, por casualidad, como políticos en campaña, madres jóvenes con sus hijos y otros, con los ojos pegados a la pantalla. Todos expresan la misma alegría y sorpresa que otros del Bronx ante el cuadro sin precedentes de ver nuestras pantallas y programación en sus comunidades.

 

El Ciclo llegó aquí por invitación de Luis Stephenburg, Director del Departamento Audiovisual de Lincoln Hospital. Luis es artista visual, fundador de la Bienal del Bronx y prominente promotor de las artes en el Bronx por derecho propio. Ha llevado programas artísticos y musicales innovadores a esta plazoleta, y al auditorio de avanzada que también tiene el plantel. Las colaboraciones previas con el Director Ejecutivo Walter Krochmal y una amistad de muchos años llevaron a esta feliz confluencia de talento e instituciones. Agradecemos la bienvenida a Lincoln Hospital, nuestro primer aliado esttratégico en el Bronx, y aguardamos futuras colaboraciones para beneficio de todas nuestras comunidades.             

HUNTS POINT RIVERSIDE PARK: DE DESCAMPADO INDUSTRIAL A VERDE OASIS RIBEREÑO

Cuando entras por el portón que lleva al lote – ubicado en un descampado industrial algo remoto y ominoso, con los remanentes de un cruce de ferrovía intactos --, pasas por un muro a la izquierda adornado con murales de arte urbano por el legendario binomio Tats Cru, y engranajes como de maquinaria industrial en hierro forjado incrustrados en el mismo de ornamento arquitectónico. Detrás del muro hay un lote encerrado por cercas. Evoca una plaza de ferias abandonada. Ves una estructura pequeña y, más adelante, un contenedor de embarque. En verano la primera funge de taller de artistas, y el segundo de galería. El camino que serpentea por el centro del parque luce motivos y esculturas náúticas. Más adelante, despunta un muelle pequeño bañado en luces de noche. Está callado ahora, pero durante el día la gente surca las aguas en remeros y veleros construidos por jóvenes en la sin fines de lucro Rocking the Boat, que tiene su sede oculta al fondo de la plaza de ferias. Te acercas a la ribera del rio, y te capta la vista periférica. Es el pequeño anfiteatro de piedra, coronando una colina, que mira hacia oriente por el Bronx River hasta la península de Soundview. Estás en Hunts Point/Riverside Park, nuestro segundo local para el verano de 2018. Es una diminuta joya entre los parques del Bronx, que pasó transformación de un descampado industrial (que rumoran localmente hasta servía de vertedero de cadáveres en los 80 y 90) a vitrina galardonada de arte urbano, arquitectura y planificación.

* * *

CROTONA PARK: OTRORA ÍCONO DE DECLIVE URBANO,

HOY CENTRO DE ARTE Y DEPORTES EN DESARROLLO

Un paseo por el barrio que rodea a este local, considerado la versión local de Central Park en Manhattan, revela las cicatrices de otra época cuando los titulares proclamaban que «el Bronx se incendia». Ahí está la verja negra de hierro forjado que sigue en pie en ciertos lugares del perímetro, con ecos a penitenciaría. Pasas por la entrada de la calle Charlotte Street y ves casas hermosas de una sola planta, con solares verdes bien cuidados. En los 70, sin embargo, la misma hizo de sombrío telón de fondo para una foto famosa del expresidente Jimmy Carter, quien al hacer un viaje relámpago al condado quedó tan impresionado que juró reconstruir. No queda nada de los escombros y carcachas de edificio semidestruidos. La entrada al anfiteatro lleva por un sendero en el que te cruzas con una trepadora y cincuenta mesas de picnic, de madera maciza, bajo una arboleda. A los amigos y colaboradores que no habían venido antes les costaba creer que estaban en aquél Bronx de fama tan espantosa.

 

Estamos en el Anfiteatro del Parque Crotona, nuestro local más grande del Bronx. Es nuestro segundo verano ahí, y gracias a una relación positiva con el personal, cuya visión progresista ya ha marcado diferencia en calidad de vida para el vecindario, al Ciclo se le ha dado bienvenida como parte permanente de la programación. Nos enorgullece ser parte de ese proceso, y de una relación positiva con el personal del Departamento de Parques y Recreio del condado.

Crotona Park Amphitheater
Crotona Park Amphitheater
Programación de Cine a la Medida de las Comunidades Locales

El proyecto Roving Cinémathèque (Cinemateca Rodante) apunta a establecer un local permanente al aire libre para cine y artes apto para Bronx World Film Cycle en cada una de las 12 juntas comunitarias del condado para 2020. En sus primeros dos años se ha concentrado en las comunidades del Sur del Bronx, asiento del distrito de Congreso más pobre de Estados Unidos desde los 80. La población de éstas es abrumadoramente joven, hispana y negra. Tiene altos niveles de pobreza, desempleo y encarcelación, bajos niveles de escolaridad, más obesidad, diábetes y todos los problemas de calidad de vida y salud asociados con esos niveles de pobreza. Ya comenzó un influjo masivo de personas que huyen de los alquileres altos en los otros cuatro condados. Muchas transnacionales han reubicado sus bodegas a los barrios de Hunts Point y Port Morris porque los alquileres son más bajos. El aburguesamiento se cierne sobre la zona, y todas estas comunidades enfrentan desplazamiento a corto plazo. Por la falta de casas presentadoras de cine de ensayo en el condado, se enfrentan desafíos a la hora de presentar cine que no cae bajo las convenciones del cine comercial popular.

Pese a las similitudes, cada vecindariio también tiene su carácter propio, y nosotros tomamos eso en cuenta al programar para cada vecindario. El Ciclo de Verano tiene que atraer a todas las edades y culturas. Busca un equilibrio entre programación culturalmente relevante, y programación que sacuda la comodidad con lo culturalmente conocido, que fomenta comprensión entre culturas y traspase fronteras.

Así, este verano pasado las pantallas de plata alumbraron los parques del Bronx durante varios fines de semana, con un tejido intrincado de sci-fi, dibujo animado, danza, comedia y drama. Incluimos películas del catálogo que hemos recopilado a lo largo de nuestros ocho años de existencia, y obras nuevas de la creciente comunidad local e internacional que someten respondiendo a nuestras convocatorias, o por vía de presentaciones o recomendaciones. Damos prominencia a obras hechas por realizadores del Bronx y de la ciudad de Nueva York, de Centroamérica (nuestra región de especialización, que está bien representada en el Bronx) y completamos el programa con películas de todo el mundo.

De broche de oro, Bronx World Film Cycle, Summer 2018 incluyó obras que vinieron directamente de Festival de Cannes, al que fundador Walter Krochmal asiste desde 2009 para traer películas de vuelta. Éstas se proyectan en los programas de la organización en la ciudad de Nueva York y más allá. Incluyó cuatro estrenos estadounidenses, directos de su estreno mundial en el Festival de Cannes: 1000 Gestalten (Dir. 1000 Gestalten Collective, Germany), reportaje documental sobre una protesta tipo teatro de calle realizada en la cumbre G20 Summit en Hamburgo, Alemania en 2017; Aúúúna (Dir. Lina Šuková, Eslovaquia), dibujo animado sobre una niño que aprende que los monstruos que teme, en realidad no asustan tanto; Dancing Frog (Jinman Kim, South Korea), corto en dibujo animado que retrata el mundo de una rana arbórea; y Fight of Bulls (Tushar Waghela, India), otra obra en dibujo animado que ilustra, mediante la metáfora de una pelea entre toros en las calles de la India, los conflictos mundiales de actualidad.

Otras obras del Short Film Corner en Cannes incluyen Haenyo, the Women of the Sea, documental con dibujo animado sobre las buzas de la isla Jeju, en Corea del Sur, por Eloïc Gimenez y gentilmente concedida por nuestro socio productor en Francia, Miyu Films; y A Kalabanda Ate My Homework, comedia en dibujo animado por Raymond Malinga, de Uganda. Presentamos otra obra, recibida de forma independiente de manos del realizador Juan Carlos Zaldívar, el cortometraje Shift, una maravilla en técnica «timelapse» integrada por más de 10,000 fotografías. A todas las obras presentadas en el Ciclo de Verano se les concede la oportunidad de exhibir en el Ciclo de Invierno, que presenta fuerte atractivo por la cercanía de medios y públicos internacionales. Con los Ciclos de Invierno y Verano alimentándose a doble vía, las atributos que distinguen al modelo nuestro de los festivales comienzan a destacarse, representando así un atractivo adicional para los realizadores jóvenes.

Impertinentes Aguaceros de Agosto
y los Ciclos de Verano de Mañana

Para el Ciclo de Verano 2018 originalmente habíamos planeado ocho a nueve proyecciones al aire libre. Ese agosto, sin embargo, fue testigo de lluvias casi continuas siguiendo el patrón observado primero en 2017, el año de lanzamiento del Ciclo de Verano en el Bronx. Esta nueva modalidad de lo normal, una vez impensable en Nueva York, complica la planificación para los productores de eventos al aire libre. De hecho, nos obligó a reservanos apuestas antes de confirmar fechas de eventos, antes que arriesgar una cancelación y el costo de montar una fecha de posterga. El cambio climatológico ya comenzó a influir en nuestros procesos de planificación a futuro, y ciertamente nos urgirá a buscar alianzas estratégicas con otras instituciones receptivas en todo Bronx, como Lincoln Hospital, que tienen locales al aire libre y encerrados.

Para el Ciclo de Verano 2019, ampliaremos nuestro alcance en el condado a partir del Sur del Bronx, y así nos encarrilamos de nuevo en la meta de establecer 12 locales al aire libre para el año 2020. La organización ha integrado la diversidad cultural a su programación desde un principio, y está dotada para brindar servicios a las comunidades del condado y más allá. En otoño de 2018 se sometió la primera solicitud de financiamiento en la historia de la organización, al programa Community Arts de Bronx Council on the Arts, para sufragar los costos de Bronx World Film Cycle, Verano de 2019. Buena porción de esos fondos se aplicarán al pago de personal técnico, administrativo y creativo, con lo cual cumplimos nuestro objetivo de crear nuevas vías para el desarrollo a través del cine de ensayo.

 Y ahora, por fin comenzaron a forjarse los planos para una expansión pausada y segura hacia la producción audiovisual. Esto nos acerca a nuestra misión central, la de crear comunidades capaces de contar sus propias historias bajo condiciones propias, y de gozar los beneficios. Aguardamos el momento pronto cuando algunas de las imágenes que pasen volando por ese «oscilante refulgor plateado» vengan con la impronta de Bronx World Film.

Destacados Realizadores Nuevos:
Bronx World Film Cycle, Verano 18
Sikame (El Buen Árbol Animation Studios)